El ataque de los Nerudas truchos

Neruda Trucho

Los blogs son una completa mentira. Este blog no escapa a la definición. El reflejo del reflejo del reflejo de una mentira. Cualquiera escribe sobre cualquier cosa. Si la mayoría afirma algo es porque debe ser cierto. Y si tres días despues una nueva mayoría desmiente la verdad anterior, entonces todos podemos escribir sobre como nos equivocamos, nosotros, la mayoría. Según parece ahora la mayoría ha decidido adjudicar a Neruda un poema terriblemente cursi.

Y aquí me encuentro yo, repitiendo como otros tantos miles de blogs que esos versos no son de Neruda. Por supuesto que no me molesté en verificar si esos versos no son de Neruda, despues de todo, solo escribo un blog.

Jim Carrey y el día de la marmota

El dia de la marmota

Ayer vi por enésima vez El día de la marmota, película casi de culto a esta altura y repetida hasta el hartazgo en la televisión de épocas navideñas. Mientras la miraba se me ocurrió que si hoy se hiciera un remake de esa película creo que el protagonista, originalmente interpretado por Bill Murray, probablemente sería interpretado por Jim Carrey (sí, ya sé, es demasiado pronto para hacer una remake, pero luego de ver la remake de Hulk tan sólo 5 años despues del original todo es posible). Luego intenté analizar porqué había llegado a esa conclusión y me di cuenta de que el argumento de El día de la marmota tiene muchísimas similitudes con el de Bruce Almighty, filme protagnizado por Jim Carrey en 2003.

En ambos films el protagonista, un periodista televisivo de segundo plano, descubre un poder sobrenatural que funciona a la vez como una maldición. En ambos films la reacción inicial del protagonista es usar ese poder para levantar mujeres. Esto lleva al protagonista a una crisis moral que lo lleva a reconsiderar el uso de ese poder sobrenatural para el bien. Sucede que eso tampoco funciona, llevando al protagonsimo a una situación en la que es obligado a un entendimiento más acabado de las opciones que dirigen su vida y del papel que juegan el destino y la auto-determinación.

El fin de la inocencia

Tentación y expulsión - Michelangelo

Nuestros padres fueron más inocentes que nosotros y nuestros abuelos más inocentes que nuestros padres. Seguramente nosotros seremos más inocentes que nuestros hijos. ¿Hasta cuándo podremos seguir perdiendo inocencia? ¿Nos quedaremos algún día sin inocencia que perder?

1 de enero de 2009
Raul Kraps
autor