Cuando la tele todavía nos mataba de risa

Imagen de previsualización de YouTube

Aunque suene raro no es tan inusual morir de risa. El primer ejemplo documentado se remonta al tercer siglo antes de Cristo, cuando el filósofo griego Crisipo murió de risa después de darle de beber vino a su burro y ver como el animal intentaba alimentarse con unos higos. Por supuesto la muerte no se produce por la risa en si misma sino por sus consecuencias, tales como: fallo cardíaco, arritmia, infarto, asfixia, etc.

No quiero sonar melancólico, pero hubo un momento, y no fue hace tanto, en que la gente todavía podía morir bajo el acecho de una buena comedia televisiva. Cito artículo de wikipedia sobre la muerte de risa:

El 24 de marzo de 1975 Alex Mitchell, un albañil de 50 años de edad de King’s Lynn, Inglaterra, literalmente se murió de risa mientra miraba un episodio de la serie The Goodies. Después de veinticinco minutos de risa continuada, Mitchell finalmente se derrumbo en el sofá y murió como consecuencia de un ataque cardíaco. Su viuda le envió después una carta a los Goodies agradeciéndoles por haber hecho que los últimos momentos de vida de Mitchell hubieran sido tan agradables.

Para quien le interese, en este post encontré el link al programa de The Goodies, titulado Kung Fu Kapers (en Youtube: parte 1parte 2 y parte 3) que provocó la muerte de  Alex Mitchell.

Vía menéame

PD: El video que encabeza el artículo es el famoso sketch de Monty Python titulado El chiste mas gracioso del mundo.

Deja un comentario