Del incunable al Fantoche Triple

Hoy estuve unas horas en Mar del Plata después de un par de años de no visitarla. Como de costumbre quise recorrer una de las librerías más exquisitas de esa ciudad y me encontré con la desagradable sorpresa de que había sido convertida en un maxiquiosco. ¿Para que quiere uno nutrirse con literatura si tiene en cambio un buen Fantoche Triple al alcance de la mano?

Deja un comentario