El fin de la inocencia

Tentación y expulsión - Michelangelo

Nuestros padres fueron más inocentes que nosotros y nuestros abuelos más inocentes que nuestros padres. Seguramente nosotros seremos más inocentes que nuestros hijos. ¿Hasta cuándo podremos seguir perdiendo inocencia? ¿Nos quedaremos algún día sin inocencia que perder?

Deja un comentario