¿Existe la alegría brasileña?

Tristeza brasileña

Hace algunos meses me di cuenta de que mi conocimiento de la música brasileña era cercano a cero, así que decidí hacer una especie de inducción intensiva en el género para subsanar ese bache. Para lograrlo procuré conseguir la mayor cantidad de discos. Nombro algunos de los artistas de los cuales conseguí discos: Adeiana Calcanhoto, Caetano Veloso, Elizete Cardoso, Gal Costa, Gilberto Gil, Maria Bethânia, Marisa Monte, Milton Nascimento y creo que no me olvido de ninguno.

Luego de escuchar, y escuchar, y escuchar durante meses puedo decir que no me arrepiento de haberlo hecho y que me crucé con algunas canciones muy hermosas. Ahora, yo me pregunto, ¿dónde está la famosa alegría brasileña? Todo lo que escuché es bastante triste, melancólico y muy alejado de ese estereotipo de brasileño feliz que me vendieron durante años. Creo que es hasta más triste que el tango. ¿Me habré equivocado de artistas? ¿Existe la alegría brasilena? ¿Alguién la escuchó?

PD: No lo pude evitar, ilustra esta nota una foto de Diego llorando luego de perder 3-0 contra Argentina en Beijing 2008

5 comentarios sobre “¿Existe la alegría brasileña?

  1. Creo entender por donde pasa el planteo.
    El punto, mi querido Raúl, es que ud ha estado haciendo la búsqueda por los lugares menos apropiados para su objetivo.
    Coincido en que los artistas que nombro son de excelente calidad pero si de alegría hablamos, me parece que aún no se ha chocado con las versiones brasileras de Los Palmeras, Damas gratis o Comanche.
    En todo caso, si eso le interesa, le recomiendo que se ponga una bermuda, y vaya a tomar unas cervezas a Maluco Beleza y despúes me cuente si encontró la tan popular alegría brasilera.

  2. Eeeeeeh, para eschar música brasilera alegre hay que ir a casamientos y fiestas de quince. Siendo un oyente empedernido de cuanto artista brasileño se me cruce en el camino y reiterado visitante de las cosas de ese país te digo que si hay alegría no es en la música sino en la gente.

Deja un comentario