El fin de la inocencia

Tentación y expulsión - Michelangelo

Nuestros padres fueron más inocentes que nosotros y nuestros abuelos más inocentes que nuestros padres. Seguramente nosotros seremos más inocentes que nuestros hijos. ¿Hasta cuándo podremos seguir perdiendo inocencia? ¿Nos quedaremos algún día sin inocencia que perder?

1 de enero de 2009
Raul Kraps
autor