Graffiti olfativo

Graffiti olfativo

El artista Mitchell Heinrich, de paseo por Viena, decidió experimentar con un nuevo tipo de graffiti por la ciudad. Armado con aerosoles recargables llenos de aromatizantes intervino lugares públicos marginales dotándolos de olores agradables. Una vez aplicado el aroma puede sentirse durante aproximadamente 20 minutos. El objetivo de este proyecto es investigar las posibilidades del olor en el campo del arte y explorar diferentes maneras de utilizarlo para interactuar con la gente.

Vía psfk.com

Spammeando la calle

La palabra Spam viene de una marca de carne enlatada de dudosa calidad que apareció en EEUU allá por 1937 comercializada por Hormel foods. Un chiste reiterativo en un sketch de Monty Python en los años 70 redondeó la historia del vocablo y posteriormente se aplicó al correo electrónico como un elemento que se entromete en la comunicación de forma reiterada. El grupo español Left Hand Rotation salió a las calles de Madrid a spammear pero esta vez literalmente. Para lograr su cometido imprimieron una buena cantidad de etiquetas de Spam y salieron a pegar y colocar en cuanto buzón vieron por la ciudad. Absurda, pero a la vez genial idea.

Vía urbanprankster.com

Nubes felices sobre Londres

Imagen de previsualización de YouTube

El artista Stuart Semple lanzó en febrero pasado más de 2.000 “nubes felices” sobre Londres. Las nubes estaban hechas de una mezcla de jabón, helio, y colorante vegetal y duraban unos 30 minutos antes de disolverse en el aire. El artista de 28 años de edad señaló: “Tengo la esperanza de poder poner una sonrisa en el rostro de algunas personas”.

Vía urbanprankster.com